Comunicado rechazo a las Agresiones Sexuales

COMUNICADO DE RECHAZO A LAS AGRESIONES SEXUALES Y  DEFENSA DE LA EDUCACIÓN AFECTIVO-SEXUAL COMO PRINCIPIO DE PREVENCIÓN

La ASOCIACIÓN DE ORIENTADORES Y ORIENTADORAS DE MÁLAGA, queremos mostrar nuestro rechazo más contundente a la agresión sexual y cualquier tipo de conducta que atente contra la libertad sexual de las personas, en especial, en los/as jóvenes y menores de edad.

Los datos que arrojan estudios e informes de diversos organismos señalan que la prevalencia del abuso sexual a menores en España se sitúa en torno al 20-25% en las chicas y 15% en los chicos; de ellos, apenas el 15% de los casos se denuncia (Save the Children, 2017; López et al., 1995). Sigue siendo éste un tema tabú y de gran impacto en la sociedad actual y con enormes repercusiones en la futura. Consideramos que la Educación debe adoptar el rol que le corresponde, especialmente en tres áreas:

  1. PREVENCIÓN. Impulsar y promover el desarrollo de programas preventivos en los centros educativos: La educación afectivo-sexual, desde un punto de vista positivo de la sexualidad y las relaciones humanas, desde el respeto, la dignidad y la perspectiva de género; así como el desarrollo de programas de prevención y resolución pacífica de conflictos, dotando a los jóvenes, especialmente a los chicos, de estrategias positivas, constructivas y alternativas a la agresión.

  2. DETECCIÓN: Los centros educativos deben disponer de protocolos claros en caso de detección de un posible caso de agresión de cualquier tipo, incluida la sexual, evitando la revictimización y los juicios de valor sobre la víctima, con tolerancia cero hacia cualquier tipo de agresión.

  3. INTERVENCIÓN E INCLUSIÓN EDUCATIVA. Es necesario que los centros educativos dispongan de PROTOCOLOS DE INTERVENCIÓN Y ATENCIÓN EDUCATIVA A LA VÍCTIMA Y A LA PERSONA AGRESORA, desde el principio de la inclusión: En este sentido, la formación del profesorado es fundamental para desarrollar actuaciones y programas que permitan tanto a las víctimas como a los/as adolescentes agresores desarrollar competencias sociales y personales (autoestima, empatía, respeto a la víctima y aceptación de la responsabilidad, y otras estrategias que le permitan el desarrollo integral y la inclusión educativa, personal y social). Sería necesario incorporar a los protocolos la derivación, colaboración y coordinación con entidades externas (Centros de Salud, Instituto de la Mujer, Servicios Sociales, Fuerzas y cuerpos de Seguridad, Fiscalía de Menores, otros).

Considerando la magnitud e impacto de las agresiones sexuales a menores, las consecuencias psicológicas a medio y largo plazo, y la importancia que la educación tiene en la prevención e intervención, desde AOSMA manifestamos:

  1. La necesidad de que exista una Ley contra la Violencia a la infancia y adolescencia, petición iniciada por otras entidades, como Save the Children, por ser un colectivo especialmente vulnerable y al que la sociedad debe su protección.

  2. Que la Educación afectivo-sexual, desde un enfoque de igualdad de género, positivo y preventivo, se incluya como contenido obligatorio y transversal en el currículo de educación infantil, primaria y secundaria, impartido por profesorado con la adecuada formación en la materia.

  3. Que exista una hora de tutoría lectiva en el horario en todas las etapas educativas, que debe aparecer en Séneca, donde se desarrollen programas preventivos, se aborden adecuadamente la resolución pacífica de conflictos, y se detecten problemas y/o agresiones.

  4. Que los centros educativos incorporen en sus proyectos educativos “Protocolos de atención a las víctimas de agresiones”, así como “Medidas para la resolución pacífica de conflictos desde una perspectiva de género”.

  5. Que se elaboren Protocolos y se forme al profesorado y orientadores/as educativos en la detección y atención educativa a víctimas de agresiones, adoptando una perspectiva de género, protección y tolerancia cero a las agresiones.

  6. Que se establezcan mecanismos y se impulsen iniciativas para la formación e implicación de las familias en estrategias parentales positivas, comunicación con sus hijos/as y uso adecuado de las TIC, así como otros factores de protección a la infancia y adolescencia.

  7. La necesidad urgente de disponer de un Decreto o marco normativo que establezca claramente, con coherencia y estabilidad, las funciones de los orientadores y orientadoras escolares, que por nuestra especialización podemos tener un papel fundamental en la detección de las agresiones y asesoramiento a la comunidad educativa al respecto.

  8. Para el desarrollo adecuado y de calidad de todas nuestras funciones, es necesario disponer de un orientador u orientadora educativa a tiempo completo por cada 250 alumnos/as, ratio recomendada por la UNESCO, y así contribuir desde nuestro trabajo a la formación integral de nuestros todo el alumnado y, por ende, la sociedad del futuro.

Junta directiva AOSMA

2 de mayo de 2018

Deja un comentario